Saltar al contenido

Gripe Aviar (próxima pandemia)

Al menos una persona en Texas ha sido diagnosticada con gripe aviar después de haber tenido contacto con vacas lecheras que se presume estaban infectadas, dijeron el lunes funcionarios estatales .

El síntoma principal del paciente fue conjuntivitis; el individuo está siendo tratado con un medicamento antiviral y se está recuperando, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Gripe Aviar (próxima pandemia)

El virus ha sido identificado como la misma versión del H5N1, un subtipo de influenza, que circula entre las aves de América del Norte. Los científicos no han encontrado evidencia de que el virus haya adquirido las mutaciones que necesitaría para propagarse fácilmente entre humanos, dijeron los funcionarios.

El riesgo para el público en general sigue siendo bajo, dijeron los expertos. Pero estos acontecimientos añaden una dimensión preocupante a un brote de gripe aviar que ya ha afectado a millones de aves y mamíferos marinos en todo el mundo

Gripe aviar en Texas: una persona se infecta tras contacto con ganado

El caso añade otra arista preocupante a un brote mundial que ha devastado poblaciones de aves y mamíferos marinos, y que recientemente ha aparecido en vacas lecheras.

A dairy cow in an open area of a dairy farm with a few other cows milling about.
El Departamento de Agricultura de EE. UU. anunció la semana pasada que se había confirmado la presencia de un virus de gripe aviar en rebaños lecheros de Texas y Kansas, y después en otro rebaño de Míchigan.

El paciente trabajó directamente con vacas lecheras enfermas, dijo Lara M. Anton, del Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas. “Hemos analizado a una decena de personas con síntomas que trabajan en granjas lecheras, y solo una persona ha dado positivo” por el virus, señaló en un correo electrónico.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés), el síntoma principal del paciente era conjuntivitis, pero está siendo tratado con un medicamento antivírico y se está recuperando.

Los CDC están trabajando con los departamentos de salud estatales para vigilar a otras personas que puedan haber estado en contacto con aves y animales infectados, informó la agencia el lunes. También instó a la población a evitar el contacto con aves y animales enfermos o muertos, así como evitar la exposición con leche cruda, heces u otros materiales que podrían estar contaminados.

Este es solo el segundo caso de gripe aviar H5N1 en personas en Estados Unidos; el primero se produjo en 2022. Según los expertos, el riesgo para la población en general sigue siendo bajo. Pero las pruebas y análisis se siguen realizando, y hay muchas preguntas sin respuesta.

“Se trata de una situación que evoluciona con rapidez”, señaló el USDA en su anuncio de la semana pasada.

La gripe aviar, gripe aviaria o influenza aviar es un grupo de virus de la influenza que afectan principalmente a las aves. El virus específico de estos nuevos casos, denominado H5N1, se identificó por primera vez en 1996 en gansos en China, y en personas en Hong Kong en 1997

No se pensaba que las vacas fueran una especie de alto riesgo.

“El hecho de que sean susceptibles —el virus puede replicarse, puede enfermarlas— es algo que yo no habría predicho”, dijo Richard Webby, virólogo especializado en influenza del St. Jude Children’s Research Hospital.

Pero este año empezaron a registrarse informes de vacas enfermas en Texas y Nuevo México. También se encontraron aves muertas en algunas de estas granjas, y las pruebas de laboratorio confirmaron que algunas vacas estaban infectadas con gripe aviar.

Hay varias formas en las que el virus podría haber llegado al ganado. La vía más probable, según varios expertos, es que las aves silvestres infectadas, que liberan el virus en sus heces, saliva y otras secreciones, hayan contaminado el alimento o el agua de las vacas.

Pero otros animales en libertad susceptibles al virus, como gatos y mapaches, también podrían haberlo introducido en las granjas lecheras.

Aunque el virus suele ser mortal en las aves, parece estar causando una enfermedad relativamente leve en las vacas.

“No está matando a los animales, y parece que se están recuperando”, dijo Joe Armstrong, veterinario y experto en producción ganadera de la Universidad de Minnesota Extension. La semana pasada, el USDA señaló que no había planes para “despoblar”, o sacrificar, los rebaños afectados, que es el procedimiento habitual cuando los rebaños de aves de corral se infectan con el virus.

La enfermedad afecta sobre todo a las vacas más viejas, que han desarrollado síntomas como pérdida de apetito, fiebre baja y un descenso significativo de la producción de leche. Según las autoridades de Texas, la leche que producen las vacas suele ser “espesa y descolorida”. También se ha detectado el virus en muestras de leche no pasteurizada de vacas enfermas.

Los expertos han dicho que aún no está claro si el virus de la gripe aviar es la única causa de todos los síntomas y enfermedades que se han registrado.

Aún no se sabe. Hasta el viernes pasado, el Laboratorio Nacional de Servicios Veterinarios del USDA había confirmado infecciones de gripe aviar en dos rebaños de Texas, dos rebaños de Kansas y un rebaño de Míchigan.

Las pruebas iniciales han sugerido que otros rebaños en Texas, Nuevo México e Idaho también podrían presentar el virus, pero estos hallazgos aún no han sido confirmados por el laboratorio nacional. Hasta ahora, el virus solo se ha detectado en vacas lecheras y no en ganado vacuno.

Y el traslado de ganado entre los estados podría transportar el virus a nuevos lugares. Hace poco, la granja lechera afectada de Míchigan había importado vacas de un rebaño infectado de Texas. Una granja de Idaho también había importado recientemente vacas de un estado afectado, según las autoridades de Idaho.

Esta es una pregunta clave que sigue sin respuesta. Es posible que las vacas infectadas contraigan el virus de forma independiente, especialmente si se han contaminado fuentes de agua o alimentos compartidos.

Sin embargo, una posibilidad más preocupante es que el virus se propague de vaca a vaca. El viernes, el USDA señaló que “no se puede descartar la transmisión entre vacas”.

Varios científicos afirmaron que les sorprendería que no hubiera cierto grado de transmisión entre las vacas. “¿De qué otra forma podría propagarse de manera tan rápida?”, dijo Gregory Gray, epidemiólogo de enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Texas.

Si el virus puede propagarse fácilmente entre los bovinos, podría generar brotes más grandes y sostenidos. También daría al virus más oportunidades de adaptarse a sus nuevos huéspedes mamíferos, aumentando el riesgo de que adquiera mutaciones que lo hagan más peligroso para las personas.

El análisis de la secuencia genética del virus de aves, vacas y personas infectadas puede revelar si el H5N1 ha adquirido mutaciones que lo ayuden a propagarse entre las personas.

Los científicos han seguido de cerca las infecciones en aves y mamíferos marinos y, ahora, en vacas. Hasta ahora, el virus no parece tener la capacidad de propagarse eficazmente entre personas.

En 2012, los científicos demostraron que el virus H5N1 podía propagarse por el aire entre hurones —un modelo popular para estudiar la transmisión de virus respiratorios entre personas— tras adquirir cinco mutaciones.

Una muestra de gripe aviar extraída de un hombre chileno el año pasado tenía dos mutaciones que indican una adaptación para infectar a mamíferos. Pero esas mutaciones ya se habían observado anteriormente sin que el virus evolucionara más para propagarse entre personas, afirmaron los expertos.

La pasteurización “ha demostrado continuamente que inactiva las bacterias y los virus de la leche, como el de la gripe”, asegura la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) en una nueva guía en línea sobre la seguridad de la leche.

Gail Hansen, experta en salud pública veterinaria y consultora independiente, coincidió en que el riesgo de infectarse con leche pasteurizada era probablemente “muy bajo”. Y añadió: “No me gustaría que la gente dejara de beber leche por esto”.

Pero la posibilidad no podía descartarse por completo, dijo, expresando cierta preocupación por el hecho de que los funcionarios federales se hubieran mostrado “demasiado confiados ante tantas incógnitas”. Si las vacas excretan virus en su leche antes de mostrar signos de enfermedad, esa leche podría llegar al suministro comercial de leche.

Y los distintos patógenos pueden requerir temperaturas y duraciones de pasteurización diferentes; las condiciones específicas necesarias para inactivar este virus concreto siguen sin estar claras, dijo Hansen.

El riesgo de infección por el virus al consumir productos lácteos no pasteurizados o crudos sigue siendo desconocido, de acuerdo con la FDA. Se sabe que la leche cruda plantea diversos riesgos potenciales a la salud, además de la gripe aviar.

Noticia del New York Times Por Emily Anthes y Apoorva Mandavilli

0
YOUR CART
  • No products in the cart.